Biografías                Emanuel Lasker (1868-1941)


Segundo Campeón del Mundo oficial tras derrotar a Steinitz en 1894.

Nació en Brandeburgo y aprendió pronto a jugar al ajedrez. A los 21 años obtuvo el título de Maestro al ganar el torneo de Breslau gracias a un error producido al recomponer una partida aplazada el día anterior a la finalización del torneo. En los 3 años siguientes mantuvo matches contra los mejores ajedrecistas del continente, batiendo a Jaques Mieses en Berlin y a Henry Bird y  Henry Blackburne en Londres, ganando asímismo el torneo de Londres celebrado en 1892. Lasker se estableció entonces en los Estados Unidos con la esperanza de concertar un match por el título mundial con Steinitz, que se había proclamado 1er. Campeón del Mundo. En 1893 ganó el torneo de Nueva York y derrotó en match al campeón de los Estados Unidos, Jackson Showalter.

Steinitz, que contaba ya con 58 años, al parecer no tuvo ningún inconveniente en disputar con el joven Lasker el título de Campeón del Mundo, comenzando en Mayo de 1894 el encuentro entre ambos jugadores. Lasker derrotó a Steinitz con 10 victorias, 4 tablas y 5 partidas perdidas, por lo que se convirtió a sus 25 años en el 2º Campeón del Mundo de ajedrez oficialmente reconocido.

En 1896 dio una oportunidad a Steinitz de recuperar la corona mundial, a sabiendas de que la avanzada edad del ex-campeón no ponía en peligro la posesión de dicha corona.

En 1897 ingresó en la Universidad de Heidelberg para estudiar Matemáticas,  trasladándose posteriormente a la de Erlangen donde en 1902 obtuvo el doctorado en Algebra. Realizó varias publicaciones en matemáticas y mantuvo una buena amistad con Albert Einstein.

Mientras tanto, no dejó de jugar al ajedrez, ganando el torneo de Londres en 1899 y el torneo de París de 1900.

En 1904 comenzó la publicación de una revista de ajedrez Lasker’s Chess Magazine, que editó durante 5 años y en 1907 publicó un libro sobre filosofía. Ese mismo año puso su título de Campeón del Mundo en juego frente a Frank Marshall, que sólo consiguió entablarle 7 veces. Sólo un año después volvió a disputar el título con Siegbert Tarrasch, a quien también derrotó y en 1910 lo hizo una vez más, primero contra Carl Schlechter (con quien empató, reteniendo el título) y contra David Janowski, al que venció sin perder una sola partida.

Lasker jugó por tanto 4 campeonatos del mundo en 4 años. Sin embargo, no debe pensarse que era un Campeón al estilo de Steinitz, quien no dudaba en enfrentarse a los mejores jugadores de la época. Lasker sabía muy bien contra quién debía enfrentarse y jugarse su título. Al año siguiente fue retado por un joven jugador cubano, José Raúl Capablanca, al que conocía muy bien, pues ambos se enfrentaban asiduamente en el Manhattan Chess Club de Nueva York y rehusó jugar contra él, imponiendo unas inaceptables condiciones para la celebración de un hipotético match por el Campeonato del Mundo. Lasker no volvió a arriesgar su título hasta 11 años después, cuando además había ya entregado el relevo a su sucesor (J.R. Capablanca) antes de que se disputara el match.

En 1914 tuvo Lasker el primer aviso serio. Ganó el torneo de San Petersburgo a ½ punto de su perseguidor, Capablanca. Este torneo pasó a la historia pues parece ser que fue la primera vez que se empleó la denominación de Gran Maestro al conceder el Zar Nicolás II el título de Gran Maestro del Ajedrez a Lasker, Capablanca, Alekhine, Tarrasch y Marshall.

Ese mismo año Lasker concertó un match por el Campeonato del Mundo con Akiba Rubinstein. El comienzo de la I Guerra Mundial impidió la celebración del match. Lasker lo perdió todo y se arruinó a causa de la guerra.

En 1920 fue retado de nuevo por Capablanca y Lasker decidió cederle el título de Campeón del Mundo sin disputar siquiera el match. Sin embargo, una cuantiosa bolsa de dinero lo convenció para celebrar un match a 24 partidas. Al año siguiente, en La Habana, Lasker perdió el título ante el tablero sin ganar una sóla partida al aspirante. Había sido Campeón del Mundo durante casi 28 años.

Lasker no se hundió por esta derrota y cuatro años más tarde demostró que aún era un fuerte jugador al vencer en el torneo de Nueva York, por delante de Capablanca y Alekhine.  Fue el último  torneo  que ganó.

 

En 1927 regresó a Berlín y se dedicó al Bridge y al Go, consiguiendo llegar a ser a los 58 años jugador internacional de Bridge, capitaneando el equipo alemán en la Olimpíadas de Bridge. En 1933 fue expulsado de Alemania junto con su esposa y todas sus propiedades confiscadas a causa de ser judíos. Se estableció en Inglaterra, 2 años después en la Unión Soviética y finalmente, en 1937, en Nueva York donde dió clases de ajedrez y bridge en el Manhattan Chess Club.

El 11 de Enero de 1941 falleció en el hospital Monte Sinaí en Manhattan mientras en Alemania una hermana suya moría en las cámaras de gas nazis.

 

Volver a Biografías

Volver a Biografías